2013/07/16

El curso en imágenes / Ikastaroa iruditan


Primera jornada
Lehenengo jardunaldia

Apertura del curso/ Ikastaroaren irekiera

Primera sesión / Lehenengo saioa
Segunda sesión / Bigarren saioa


Segunda jornada
Bigarren jardunaldia


Tercera sesión / Hirugarren saioa
Mesa redonda / Mahai-ingurua


Intervención de Txarli Prieto en la mesa redonda


La Representación Política desde el Parlamento Vasco
Palacio de Miramar - Donostia
11 de julio de 2013
.




El título de este curso es “Representación Política y Crisis de la Democracia”, cuando descendemos a esta mesa redonda su título es “La Representación Política desde el Parlamento Vasco”.

En este juego de títulos y ante la definición del primero y la indefinición del segundo, partiré del primero para señalar que la crisis política actual, la crisis de representación, la crisis de participación en la política, no obedece a ninguna causa natural, ni a ninguna situación surgida espontáneamente.

La crisis política actual, no es una casualidad, es el resultado de una forma de hacer, y dejar hacer, de una forma de organizar la sociedad en los ultimos quince años.

Como no es casualidad que la globalización sin reglas trajera la ruptura de la relación de cierto equilibrio entre las fuerzas del trabajo y el capital productivo.

Como tampoco lo es, que esta crisis a su vez trajera la mayor de las corrupciones, la de un sistema financiero al servicio del capital especulativo y empobrecedor del capital productivo, de la economía pública y de la economía doméstica o familiar.

No es casualidad que esta crisis trajera la especulación inmobiliaria y toda suerte de trampas relacionadas con ella y que a su vez trajera las implicaciones políticas de los abusos, excesos y corrupciones sobre esta fórmula fácil de trampear el dinero.

Y que además todo esto tuviera y tenga un permanente amplificador mediático para mayor cabreo, indignación y desafecto de una parte muy importante de la ciudadanía con la política.

Nada es casual, todo tiene un porque y detras de todas las crisis estan las ideologias y su aplicacion y los objetivos que se persiguen, que ni son ni seran unitarios y uniformadores.

2013/07/15

Intervención de Luis Javier Telleria en la mesa redonda

La Representación Política desde el Parlamento Vasco
Palacio de Miramar - Donostia
11 de julio de 2013





La democracia está en crisis, siempre hay que transformarla, pero siempre desde el principio de que es un instrumento de la sociedad, no la sociedad un producto de una democracia.

Aquí, la presencia de un dictador alargó nuestra falta de libertad más tiempo del imprescindible. Cuando Franco muere, los únicos demócratas que en España vivían eran los franquistas que, en su retorcimiento de la semántica, habían llamado a su dictadura, democracia orgánica.

Lo que a nosotros nos pasa viene derivado de confusos orígenes, y es que en España lo que había, era antifranquistas. Nuestro origen demócrata reside en el ansia de libertad y en el antifranquismo y no en la democracia en sí misma. Hemos ido a gran velocidad en una democratización dirigida por franquistas recauchutados, lo que probablemente sea el motivo de imperfecciones estructurales.

Se fue construyendo con prisas una teoría sobre la democracia, que partió del exclusivo principio de “una persona, un voto”, cuestión que resulta difícil de asumir para una parte de la sociedad, acostumbrada al organicismo de la democracia y al poder dirigido por élites.

Notas sobre la ponencia de Benigno Pendás


El descontento existente con la situación política y los políticos, no es algo nuevo, sino algo generalizado desde mediados de los años 70, y tampoco es algo exclusivo de la sociedad española. Tenemos muchos ejemplos de malestar y protestas tanto en países de gran tradición democrática como en los emergentes.

Para poder dar respuesta a este malestar es necesario hacer un análisis de la situación basado en datos objetivos. Y estos datos nos indican que los ciudadanos siguen participando en un gran número en las elecciones, por lo que siguen creyendo en las instituciones, a pesar de todo.

Del mismo modo debemos tener en cuenta la superioridad ética del sistema constitucionalista. No hay alternativa a la democracia, por lo tanto debemos mejorar la que tenemos, no cambiarla por otro sistema.

Asimismo hemos de tratar de evitar caer en medidas populistas, que acaben llevando al fin de la democracia.

Existen varias razones para esta desafección de los ciudadanos:

2013/07/12

Intervención de Laura Mintegi en la mesa redonda



La representación política desde el Parlamento Vasco

UDAKO IKASTAROAK -2013ko uztailaren 11n

 


Diagnostiko partikatua: ordezkaritza krisian dago

Badirudi gehienok bat gatozela diagnostikoa egiteko orduan. Ez dago zalantzarik demokraziak krisi sakona pairatzen duela, eta ordezkaritza politikoaren kontzeptua behea jota dagoela, batez ere hierarkikoak eta bertikalak diren antolaketa sistemak.

Ordezkapen politikoaren krisiaz mintzatzen garenean gehien entzuten dena da “sinesgarritasuna berreskuratu beharko da; alderdi politikoak indartu behar dira”.

Pero pienso que la crisis no es solo de credibilidad, sino de estructura. Hay que replantearse todo el sistema desde el inicio. El pacto social de Hobbes[1] se ha roto porque las convenciones sobre las que se basaba están caducas. La representación solo se sostiene sobre el acuerdo expreso, o por lo menos tácito, de su significado. La representación es un lenguaje, en el cual una palabra (“mesa” por ejemplo) o un símbolo (dirección prohibida) tienen significado porque los usuarios han acordado que un tablero sobre cuatro patas se puede expresar como “mesa”, o que un rectángulo blanco sobre un circulo rojo significa “no pasar”. Y el símbolo funciona si todos los usuarios están de acuerdo en que el símbolo signifique eso. Porque si el rectangulo dentro del circulo para unos quiere decir “no pasar” y para otros significa “no se detenga”, el símbolo ya no vale, no tiene ninguna utilidad.

Notas sobre la ponencia de Hilary Wainwright


La profesora Hilary Wainwright ofrece una serie de ideas para el debate que superen lo meramente académico. Parte de la idea de que la democracia participativa funciona. El debate se centra en encontrar un sistema alternativo. Analiza los límites del sistema, partiendo del simple hecho del voto. El voto, además de ser un elemento de legitimación del sistema, debería ser más dinámico, que supere el acto de elegir entre diferentes.

Un aspecto a destacar es la democratización de la economía. El estado representativo ha sido desmontado por el mercado. Hay que volver a conectar la política con la economía.

El parlamento es un ritual. Se necesitan herramientas más poderosas para que los ciudadanos recuperen el control. Los partidos políticos son solo un modelo de democracia.  
 

Notas sobre la ponencia de Andrea Greppi

La crisis de legitimidad de los sistemas democráticos se inicia en los años setenta y se agudiza en el siglo XXI; de la apatía  ciudadana se pasa a la desafección. Se detecta una dificultad de trasladar las demandas de los representados a los representantes.


En las sociedades complejas tener opinión e identificar la opinión es difícil (Schumpeter). La democracia se vuelve ineficaz
Hay cuatro puntos de fractura entre representantes y representados:
-         Dificultad de representar los ámbitos del trabajo por la precariedad
-         De la inclusión por la diversidad biográfica y el individualismo frente a lo colectivo.
-         De lo local que se ha vuelto irrepresentable frente a lo global
-         Del civismo por la dificultad de encontrar virtudes cívicas identificables y coherentes

Existen problemas de fondo que no encuentran fácil representación con meros retoques institucionales.

Notas sobre la ponencia de Elena García Guitián

El concepto de representación ha sido controvertido a la largo del tiempo. Ligado a la soberanía, trata de articular un mecanismo que institucionalice la voluntad popular . Del debate de su significado, se extrae la idea de que no hay modelo institucional que refleje exactamente el discurso de la representación política.

Según Hanna Pitking en el concepto de representación se identifican cinco elementos en crisis: La autorización , la rendición de cuentas, la representatividad, la dimensión simbólica del concepto y la dimensión sustantiva o cómo actuar en beneficio del ciudadano.

¿Se comparte lo que piensan los ciudadanos con la realidad política? Conviene aclarar los conceptos, no se debe confundir desafección política con descontento político.

¿Y hacia dónde vamos? Plantear como solución la reforma electoral es un diagnóstico equivocado . La solución pasa por revisar los procedimientos de toma de decisiones mejorando los procesos de participación ciudadana.

2013/07/09

La representación en las Cortes del Antiguo Régimen. Apuntes sobre la ponencia de Jon Arrieta


Jon ARRIETA ALBERDI UPV/EHU

 1. El tratamiento que se pretende dar a la cuestión que figura en el título de esta aportación, se plantea teniendo en cuenta, lógicamente, que se encuadra en un seminario cuyo centro de atención es el problema de la representación política y su crisis EN LA ACTUALIDAD, más concretamente desde la perspectiva del CONCEPTO de representación política.

  • 1.1. Dado que en nuestro caso se trata, tal como nos ha sido solicitado, de ofrecer un análisis, descripción y reflexión sobre los aspectos que ofrecía la representación política en el Antiguo Régimen, se dedicará una primera parte de la exposición a la cuestión de la forma de contemplar dicho concepto, las perspectivas que cabe adoptar para un enfoque que resulte fiel a las formas y contenidos que la cuestión presentaba en el pasado, sin perder de vista, nunca mejor dicho, que nuestra mirada se extiende a un mundo en el que determinados pasos y cambios cualitativos en la cuestión no se habían dado todavía. Es el caso de la división de poderes y de campos de acción delimitados e independientes y, sobre todo y especialmente, de los órganos existentes para el cumplimiento de las respectivas funciones. También es obligado tener en cuenta que los órganos que intervienen en la actividad parlamentaria no ejercen esta función como si fuera un compartimento estanco, diferenciado de la aplicación e interpretación del derecho. Debe contemplarse la cuestión más como un círculo en el que se producen conexiones varias que como un grupo de estratos horizontales aislados entre sí. Otra matización importante es la que afecta a la división clásica entre rey y reino, rey-cortes, dado que hay un tercer elemento que debe tenerse en cuenta: los Consejos y/o tribunales de máxima instancia, de modo que la premisa estructural remite a una triada más que a una dualidad.

2013/07/08

La representación politica. La democracia no está en crisis. el sistema ¿tal vez? El papel fundamental de los partidos politicos en el sistema parlamentario. 10 claves


Estas son unas reflexiones desde la experiencia en el trabajo representativo y en el partidario que pueden servir para ilustrar, sin grandes pretensiones, el trabajo del interesante curso que con el título “Representación política y crisis de la democracia” organiza el Parlamento Vasco junto con la Universidad del País Vasco en sus Cursos de Verano de 2013.

1. Partido político. El elemento más potente y eficaz de participación ciudadana de los que se han conocido en la historia de los sistemas políticos representativos, es decir democráticos.

2. La mayoría de los efectos de la crisis económica, con sus normales repercusiones políticas, que vivimos son negativos pero a la hora de buscar conclusiones sobre la incidencia de sus consecuencias en el sistema de representación podemos sacar lecturas positivas en cuanto al avance en la transparencia, la contención de la corrupción, la superación de la ineficiencia, la información de cuentas y la reforma de actitudes.

2013/07/04

La representación política: una ficción política.


Los representantes políticos crean la voluntad general. Sobre esta ficción jurídica se eleva el edificio de la “democracia representativa”.

Esa voluntad general no es algo preexistente sino que se construye mediante un proceso discursivo, mediante el enfrentamiento y la transacción entre los representantes que deben “traicionar” las voluntades concretas de los electores para obtener, en una suerte de destilación, la “voluntad general”.

Sin entrar a discutir esta construcción, o quizás debemos decir ficción, (algo que desde planteamientos radicales puede ser puesto en cuestión), el punto de mira debe ponerse en las formas de control sobre la “traición” que los representantes deben realizar para hacer surgir la voluntad general.

Cuales sean los límites que cualquier “traición política” no debe traspasar, y en caso de que  por mor del acuerdo, la discusión y la deliberación se deban traspasar cuales son los procedimientos para hacerlo.

2013/07/01

Perspectiva histórica de la representación política

Con la idea de realizar un acercamiento a los orígenes y la evolución de la representación política, Jon Arrieta nos propone algunos de sus trabajos nos ayudaran a tener una visión más completa del tema a tratar en la ponencia que presentará en el curso.

La base de su exposición será este artículo:

Las Cortes de Castilla y de la Corona de Aragón (siglos XIII-XVIII): una vision de conjunto, en Instituciones de Derecho parlamentario, IV. El Parlamento en el tiempo, Seminario celebrado en Vitoria-Gasteiz, los días 14, 15 y 16 de enero, Parlamento Vasco, Vitoria-Gasteiz, 2003, pp. 37-92.

Puede consultarse además:

Crespí y su generación ante los Fueros y las Cortes, en Corts i Parlaments de la Corona d’Aragó Unes institucions emblemàtiques en una monarquía composta, Remedios Ferrero Micó, Lluís Guia Marín, eds. Universitat de Valéncia, Valéncia, 2008, pp. 44-67.

La Ley de 25 de octubre de 1839 en el proceso histórico normativo e institucional español, en Hermes, nº 32, noviembre de 2009, pp. 28-36

La cuestión vasca y catalana en el debate parlamentario español, en La questió catalana i la questió basca al debat parlementari espanyol (1808-2008), Barcelona, 2009, pp. 243-280



2013/06/28

Democracia cautiva

Nuestra democracia está cautiva. Se han apoderado de ella un grupo de personas que definen los destinos de los ciudadanos y fijan la frontera entre el bien y el mal, lo legal y lo ilegal, según su propia conveniencia.

Se parapetan tras el escudo de los partidos políticos que funcionan como auténticos reinos de taifas.

Se da un auténtico mix entre la actividad política de los miembros de los partidos y el carácter privado de éstos, coartada que se utiliza para convertir a estas asociaciones en una suerte de agujero negro: el partido ingresa subvenciones de origen público y, gracias a su naturaleza privada, en una suerte de metamorfosis pecuniaria, transforma ese dinero en privado y, por tanto, puede revertir a los mismos que otorgaron la subvención en forma de sobresueldo, compatible, por tanto, con sus emolumentos públicos.

¿En qué se diferencia esta operación del blanqueo de capitales? En este último caso, se pretende transformar en legal el dinero negro; en aquel se convierte en dinero privado compatible el dinero público incompatible. En ambos, el dinero puede tener una procedencia lícita, aunque en el segundo el choque con la ética es brutal.

2013/06/27

Democracia representativa vs. democracia directa: ¿un falso dilema?

Los tiempos que corren son pródigos en uno de esos lugares comunes que, a fuerza de ser pregonados, terminan por encubrir algo más que meras palabras: el profundo desprestigio y la deslegitimación de las instituciones representativas nacidas del sufragio universal. Desde luego, no es la primera vez, en la Historia contemporánea, que aflora el discurso basado en la "crisis del Parlamento", por otra parte casi endémico con independencia de otros aspectos de la crisis política e institucional y de otras crisis actuales, como la económica y financiera. Pero ahora resurge con singular fuerza por la contraposición, percibida por los ciudadanos, entre los que se contemplan como intereses comunes del cuerpo electoral y lo que se ventila mediante el debate y la votación en las Cámaras parlamentarias.

Y sin embargo, debemos detenernos a pensar si no estamos ante una contradicción aparente, más que ante una cesura insalvable. Es indudable que las teorías clásicas sobre la democracia y la representación política nos abocan a una legitimidad nacida del pueblo, de la soberanía nacional, de la voluntad popular o de cualesquiera otras fórmulas similares. Pero no lo es menos que esas mismas instituciones, en un contexto en el que el Estado ha sido configurado como portador de poderes tutelares, tienen el derecho, la obligación y, por lo tanto, la potestad de hacer cierto el principio democrático: de "promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas", por utilizar la contundente expresión del art. 9.2 de la Constitución Española; en suma, de salvar y, en su caso, eliminar los obstáculos que se interpongan a la participación ciudadana con independencia de la faz que adopte ésta.

2013/06/25

Bibliografía


Ordezkaritza politikoari buruzko gaian sakontzeko Eusko Legebiltzarreko Azterlan zuzendaritzan prestatutako bibliografia hau kontsulta daiteke

Para profundizar en el tema de la Representación política puede consultarse esta bibliografía elaborada en su momento en la Dirección de Estudios del Parlamento Vasco.


2013/06/21

Representación política, crisis, ¿qué crisis?

Una primera observación respecto del título del curso. Se trata de un título que no especifica o matiza, y quizás la generalidad que se desprende facilita la inclusión de planteamientos muy diversos y un debate más abierto. Pero, a mi entender, el título escogido presupone que estamos en presencia de una crisis general y universal, visión que, podría pensarse, extrapola lo sucedido en algunos países, y en particular el nuestro, en los últimos años al conjunto de Estados que comparten un sistema político basado en la democracia representativa.

Sin embargo, si adoptamos una perspectiva mundial y de mayor alcance temporal, puede afirmarse sin temor, que este modelo de democracia se ha ido extendiendo, con mayor intensidad y rapidez desde los años 80 del pasado siglo hasta ahora, por lo que parece válido considerar que se trata de un modelo exitoso, y desde una concepción de la historia idealista, una demostración del inexorable progreso humano, por lo que los problemas con los que pueda encontrarse dicho modelo son coyunturales, limitados geográficamente, y debidos, en buena parte, a las circunstancias de crisis económica.

2013/06/19

Essay: Political organisation in transition


Artículo de Hilary Wainwright. Red Pepper, January 2013

Analiza la manera de transformar el Estado y por qué a los políticos radicales les resulta tan difícil de mantener su impulso inicial, una vez que llegan al parlamento. Cómo podría cambiar esto?
In a context of uncertainty and flux, it helps to start from the specific. My starting point is the rise of Syriza, the radical left coalition rooted in the movements resisting austerity that has become the main opposition party in the Greek parliament. Syriza’s ability to give a focused political voice to the anger and despair of millions has made a breakthrough from which we can learn.

This is a matter not only of its soaring electoral support, which rose from 4 per cent of the national vote in 2009 to 27 per cent in June 2012 on the basis of a refusal of the policies imposed by the IMF, the European Commission (EC) and the European Central Bank (ECB), but also of the fact that this electoral mandate is reinforced by organised movements and networks of solidarity that Syriza has been part of building...
Artikulu osoa / Artículo completo

2013/06/16

Crisis de la representación política...desde la teoría política

Este resumen es un extracto del contenido del trabajo: “Sobre la representación política: expectativas, transformaciones y adaptación a nuevos contextos”, incluido en Beltrán, E. y Vallespín, F., eds. (2011): Deliberación pública y democracias contemporáneas (Síntesis, Madrid) cap.1.

La crisis económica mundial ha multiplicado la insatisfacción ciudadana con la política y sus principales actores, los partidos políticos. Ha puesto de relieve, no solo los constreñimientos económicos de la política democrática, sino las debilidades de nuestras instituciones y, sobre todo, de los partidos políticos como intermediarios de la acción política.

La impotencia para controlar la situación mostrada por gobiernos de diferente signo, cuya popularidad se desploma en cuestión de meses, unida a la proliferación de los casos de corrupción, han generado un enorme descontento que se traduce ya abiertamente en la sensación de crisis sistémica y que ha hecho que se multipliquen los diagnósticos sobre la actual crisis de representación política y las supuestas fórmulas para atajarla.

No obstante, para realizar un diagnóstico adecuado, debemos partir de una serie de premisas que nos permitan observar con claridad la situación, y separar lo que es coyuntural de lo que se debe a cambios estructurales que afectan a nuestros sistemas políticos. Para ello el análisis realizado desde la teoría política nos puede ofrecer algunas pautas para evaluar la situación con cierta distancia, con objeto de poder determinar mejor la orientación que deberían seguir las propuestas de reforma. Si no, nos arriesgamos a introducir propuestas puntuales, desvinculadas entre sí que, como ya se ha demostrado en otros sistemas de nuestro entorno, no solucionan los problemas que se quiere ataja

En este sentido, deberíamos tener en cuenta que:

2013/06/13

Nuevos cauces


La Presidenta del Parlamento Vasco, Bakartxo Tejería, presenta el curso de verano

video
Video


“La democracia es el menos malo de los sistemas políticos”, decía Churchill. Y es que la democracia es, hoy por hoy, el mejor de los sistemas. Eso es algo que nadie cuestiona. Pero, siendo así, también es verdad que nuestras democracias no son perfectas. Hay muchos aspectos de las mismas que se deberían mejorar. Por eso, resulta imprescindible reflexionar sobre las carencias que se observan en la actual representación política.

Una reflexión que podemos impulsar desde el Parlamento. Porque el Parlamento es el eje central del sistema democrático. Es el depositario de la soberanía popular. Y, por lo tanto, es un foro privilegiado para promover el debate sobre la “esencia de la democracia”. Sobre sus crisis y sus conflictos.

Un debate como el que Kelsen impulsó hace ya casi un siglo, en una época convulsa y dramática. Un debate que se presenta como una necesidad ética y un servicio a la convivencia.

Se trata de mejorar las relaciones entre ciudadanos y representantes políticos. De abrir cauces que permitan crear nuevos consensos políticos. De trasladar de una manera más directa las preocupaciones sociales al debate político. Porque de esta forma contribuiremos a la profundización democrática. Y, consecuentemente, el trabajo institucional resultará más productivo y mejorará la calidad de vida de la ciudadanía.

Ese es el objetivo que persigue el curso de verano que organiza el Parlamento Vasco en colaboración con la Universidad del País Vasco. Poner un grano de arena en esa reflexión y retomar el debate sobre él resulta imprescindible reflexionar una y otra vez.

Y, desde aquí, animo a todas y a todos a participar y a hacer las aportaciones que consideréis oportunas. Todas ellas serán bienvenidas.

  Bakartxo Tejería. Presidenta del Parlamento Vasco


Bide berriak

Bakartxo Tejeríak, Eusko Legebiltzarreko lehedakariak, uda ikastaroa aurkeztu du


video
Bideoa


“Demokrazia horren gaiztoa ez den sistema politikoa da” zion Churchilek, Gotzon Garatek euskaratu zuen moduan. Beste era batera esanda, demokrazia da -orain arte- sortu den sistemarik onena. Horretan ez dago zalantzarik. Baina ona dena beti hobetu daiteke, hobetzeko bidea dago. Hori gertatzen da demokraziarekin, alde asko ditu hobetu behar ditugunak. Demokraziak ere bere mugak dituelako. Demokrazia berari buruz eta dauden muga horiek nola gainditu, demokrazia nola hobetu eta sakondu, guzti horri buruz hausnartu beharrean gara. Behar hori sumatzen baita gure gizartean.

Gogoeta hori Legebiltzarretik bultzatu nahi genuke. Legebiltzarra , bere baitan herritarren ordezkaritza politikoa hartzen duen ganbara legegilea, sistema demokratikoaren ardatza baita. Eta horrexegatik ere “demokraziaren izatasunari” buruzko eztabaida sustatzeko gune aproposa da.

Eztabaida eta gogoeta hau Kelsenek duela jada mende bat sustatu zuen, garai zail eta gogorrean. Bai horixe! Orain, gizaldi bat beranduago eztabaida hau behar etikoa bilakatu zaigu eta elkarbizitzarako lagungarri.

Herritarren eta hauen ordezkari politikoen arteko hartu emana hobetzea da helburu. Bide berriak zabaltzea kontsentsu politiko berriak bideratze aldera. Alde horretatik, lortu beharko genuke gizarte behar eta gogoak eztabaida politikoan txertatzea. Bide horretatik lortuko dugu demokrazian sakontzea. Eta bide horretatik, ere, gure lan instituzionala aberastuko dugu eta herritarren bizi kalitatea hobetuko.

Guzti honetaz gogoeta egitera zuzentzen da Eusko Legebiltzarrak Euskal Herriko Unibertsitatearekin elkarlanean antolatu duen Ordezkaritza politikoa eta demokraziaren krisia izena eta izana duen uda ikastaro hau. Gogoeta orokor horretan gure gazta zatia jar nahi genuke eztabaida honetan sakontzeko.

Eta horretan guztion parte hartzea behar dugu, zor dugu. Hemendik animatu nahi dizuet parte hartzera, zuen gogoetak eta iritziak ongi etorriak izango dira.

Hel diezaiogun, beraz, gogoeta honi!

Bakartxo Tejería. Eusko Legebiltzarreko lehendakaria

"La necesaria "refundación" de los partidos políticos en España.



Los partidos políticos, calificados ya en su día como el mal necesario para el funcionamiento de nuestras democracias, deben ser "refundados" en España. Así parecen demandarlo los ciudadanos, que no dudan en situar a los partidos y a la clase política en general en el tercer puesto del ranking de problemas principales que aquejan a nuestro país. A esa percepción han coadyuvado, sin duda, un sinfín de comportamientos que han venido manteniendo los partidos en los últimos años y cuyas consecuencias más inmediatas se han proyectado sobre las instituciones en las que están representados o en las que participan para designar a sus miembros.

Si queremos recuperar la esencia de dichas instituciones, si queremos regenerar el funcionamiento de la democracia representativa, los partidos políticos (imprescindibles, por otro lado, para reducir la diversidad presente en la sociedad), han de revisar la forma de reclutar a sus líderes, su funcionamiento interno, su sistema de financiación, sus códigos de conducta o su forma de relacionarse con la sociedad, entre otros extremos.

2013/06/12

Democracia inquieta

La regeneración política pasa por la transparencia y la rendición de cuentas

 

Benigno Pendás nos propone, como texto para el debate su artículo Democracia inquieta, publicado en El Pais. Tribuna (8-enero-2013)

Todo el mundo se queja. Casi todos estamos de acuerdo en el diagnóstico, pero a la hora de aportar soluciones acudimos a los tópicos al uso: el sistema d’Hondt carga con las culpas y las listas abiertas aparecen como bálsamo de Fierabrás. Sería conveniente recordar: primero, que con esta misma fórmula han gobernado PP y PSOE, unos y otros con y sin mayoría absoluta; segundo, que hay listas abiertas para el Senado y su incidencia es mínima; tercero, que las reglas del juego son iguales para todos y el que quiera ganar ya sabe cuáles son los requisitos. Pero los argumentos, incluso las evidencias, carecen de virtudes mágicas. Mucha gente siente una inquietud legítima ante el deterioro (real o exagerado) de las instituciones y la tradición pesimista del 98 goza de buena salud en círculos de opinión con acceso a los medios. Seguro que estamos de acuerdo en que la razón ilustrada (prudencia, rigor, sentido común) debe prevalecer sobre las pasiones irracionales. Los ciudadanos de buena fe saben que demagogias y populismos solo sirven para empeorar las cosas. Procuremos pensar en el interés general de la España constitucional, a partir de la pragmática advertencia de John Dewey: “en cuanto ideal, la democracia no es un hecho y nunca lo será”. El modelo español no es mejor ni peor que otros sistemas constitucionales contemporáneos. Sin embargo, tenemos el deber cívico de mejorar la calidad de nuestra democracia. Entre todos y para todos...

Artikulu osoa / Artículo completo

Benigno Pendás es director del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales 
 

2013/06/10

Renovar el frontón de la democracia



Artículo de Iñigo Bullain Publicado en Deia, Jueves, 30 de Mayo de 2013 -

Los partidos han demostrado ser capaces de articular las sociedades de posguerra, pero están demostrando carecer de recursos, ética y visión para dirigir las sociedades del siglo XXI
 El juramento del Juego de Pelota de junio de 1789 es uno de los eventos históricos de la democracia moderna. En aquel hermoso trinquete de Versalles au Jeu de Paume y a propuesta del Tercer Estado se constituyó la Asamblea Nacional. Allí debutó, tras el antecedente inglés, la democracia parlamentaria. Hoy, afortunadamente, el frontón de la democracia se ha universalizado. Una mayoría de unidades políticas se han configurado como Estados-nación, conforme a un modelo de democracia representativa. Sin embargo, azules y colorados, conservadores o populares, socialistas o progresistas, demócratas o liberales... las parejas políticas que con diversas denominaciones han dominado el juego han ido transformando el frontón de la democracia en un negocio: personal, familiar, clientelar, corporativo... Hoy, la crisis y la corrupción está carcomiendo la relación entre la democracia y los partidos políticos y afecta ya a la estructura institucional en sus distintas dimensiones estatales e internacionales.

Un penoso espectáculo que trae a la memoria pretéritos episodios que culminaron con la desaparición de numerosos jai-alai democráticos. Un panorama que invita a reflexionar sobre posibles vías para renovar la democracia; evitar la suspensión del partido o la clausura y cierre del local. Además de mejorar la formación y actividad de los agentes políticos, la reforma del juego democrático debe, en mi opinión, incorporar nuevos instrumentos políticos: meritocráticos, de insaculación y cibernéticos, que mejoren el sistema representativo y la participación política. Limitar a dos mandatos el ejercicio de cargos públicos resultaría una medida clave para desprofesionalizar la política...
 
Artikulu osoa / Artículo completo 


Iñigo Bullain. Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea